Amaranto: la semilla de la vida eterna

Amaranto, alimento del futuroAl oír hablar del amaranto, una definición es el factor común de todos los artículos, estudios y referencias acerca de esta pequeñísima semilla: es “el alimento del futuro”.

¿A qué se debe esta denominación?

A que se puede almacenar hasta por… ¡diez años! Y no sólo por eso, sino porque contiene cantidades increíbles de nutrientes que son esenciales para la correcta nutrición de nuestros organismos:

• Es rico en fibra dietética y almidón
• Posee minerales como el fósforo, rico en calcio, hierro.
• Aporta al cuerpo las Vitaminas a, C, B1, B2, B3 y E.

Te contamos algunas de sus propiedades:

• El mejor complejo vitamínico:
Tiene más de las proteínas contenidas en el maíz, el triple del trigo y casi igual proporción a la de la leche.
Tiene los aminoácidos tu cuerpo necesita.

• Anticancerígeno:
Contiene proteínas capaces de erradicar el cáncer de colon.

• Ayuda a controlar el peso corporal:
-Es dietético, sus extractos son utilizados para elaborar mayonesa y aderezos light.
-Sirve como fibra dietética y laxante.
– No contiene colesterol.
– Es 100% digestivo.

• Se ha descubierto que el extracto de sus granos el aceite podría ayudar al tratamiento de la diabetes.

• Con el amaranto (al natural) puedes combatir la osteoporosis y la anemia.

•Buen reemplazo de la carne:
En forma de hojas, contiene hierro, más fácil de asimilar que en otras verduras y posee más propiedades nutritivas que las acelgas, la col y las espinacas.
Cuenta con doble de proteínas que el arroz.

• Equilibrio interno:
Útil en estados psicológicos alterados y en situaciones de miedo.

• Un aliado del cerebro:
-Es muy bueno para la memoria, ya que al equilibrar el calcio, el fósforo y el magnesio, mantiene a tu cerebro en buen estado de salud.
– Al contener lisina (aminoácido de alto valor biológico) ayuda a la memoria, a la inteligencia y alto aprendizaje, por lo que es recomendable que los niños lleven a la escuela una barrita de amaranto como golosina.

¿Cómo incorporarlo a la dieta habitual? ¡Muy sencillo! Incorpora de una a dos cucharaditas pequeñas por día, en cualquiera de tus comidas diarias: en el yogurt del desayuno, en la tostada con queso de la tarde, en el puré de papas del almuerzo… hay miles de opciones para que te beneficies con las múltiples propiedades de esta maravillosa semilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.