Cuencos tibetanos

Los cuencos tibetanosQuizás alguna vez hayamos oído algo de ellos, o lo que es aún mejor, hayamos tenido la posibilidad de escuchar su maravilloso sonido penetrar en nuestro organismo, acariciar nuestras células, relajarnos por completo… Los cuencos tibetanos están compuestos por una aleación de siete metales: plata, oro, mercurio, estaño, plomo, cobre y hierro y forjados de forma artesanal. La terapia con cuencos tibetanos es un masaje sonoro realizado con estos instrumentos metálicos, los cuencos tibetanos.

Los mismos se ejecutan por el terapeuta o el instructor (muchas veces, en sesiones de yoga, el instructor recurre a los cuencos para lograr la armonización luego de los asanas, en el momento de la meditación final) golpeándolos o frotándolos con una baqueta. Producen un sonido cargado de armónicos de naturaleza sanadora.
El paciente cierra los ojos y exclusivamente se concentra en el sonido que produce el terapeuta al tocar los cuencos tibetanos, que han sido creados con conciencia e intención de sanar, y son utilizados como guías en ritos ceremoniales, viajes astrales, el despertar de la conciencia y en la curación de enfermedades tanto a nivel físico, psíquico, mental, emocional y espiritualmente.

¿En qué nos puede ayudar la terapia con cuencos tibetanos?

· Los grandes expertos en terapia de sonido ya han descubierto científicamente que mediante el sonido se puede conseguir la auto-destrucción de las células cancerosas y la curación de infinidad de enfermedades.

· Los cuencos tibetanos son instrumentos de curación, sanación, relajación y meditación, ayudándonos a establecer una vibración saludable en todo nuestro organismo, tanto a nivel físico, mental o psicológico, emocional y espiritualmente.

· Son un medio maravilloso para equilibrar los chackras y cambiar la conciencia desde un estado alterado de ansiedad y estrés hacia un estado de paz, relajación y serenidad, induciendo estados de sanación espontánea y estados místicos y elevando nuestra frecuencia vibratoria.

· Las personas que han experimentado un masaje sónico con cuencos tibetanos experimentan grandes cambios, mayor claridad mental, aumento de la creatividad, mayor concentración, mayor visión de futuro y una gran sensación de paz. El resultado es un individuo más productivo, más centrado, más feliz, más sereno, más equilibrado, más en paz consigo mismo.

· Existe un espacio de paz en nuestro interior y los cuencos tibetanos nos ayudan a entrar en él, nos ayudan a resonar con nuestra verdadera conciencia o yo superior y con ese sentimiento de paz y serenidad que todos llevamos dentro.

· A nivel físico se utilizan en la curación de cualquier enfermedad; para recargar nuestro sistema energético, para aliviar el sufrimiento y el dolor (incluye el dolor emocional), para eliminar inflamaciones, para estados de ansiedad, angustia, estrés, depresión, tristeza, insomnio, hiperactividad.

· Hace que los sistemas biológicos funcionen con más homeostasis; calma la mente y con ello el cuerpo y tiene efectos emocionales que influyen en los neuro-transmisores y los neuro-péptidos, que a su vez ayudarán a regular el sistema inmunitario, el sanador que llevamos dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.