El té rojo (pu-erh)

pu-erh, té rojoEl té rojo o pu-erh, es una bebida milenaria, conocida en la China antigua como el “té de los emperadores” –porque sólo a ellos les estaba reservada- y actualmente se ha popularizado en el mundo occidental, especialmente por su demostrado efecto para combatir el sobrepeso y eliminar el colesterol.

El té rojo que es en realidad el té verde fermentado, se ha convertido en una de las bebidas más alabadas por sus múltiples propiedades, las cuales en gran parte provienen del proceso de doble fermentación a que es sometido y que aumenta no sólo sus efectos curativos sino también su sabor.

Las grandes hojas de té que se utilizan para su fabricación, se obtienen de un árbol perteneciente a la familia de las camelias, llamado por los chinos, “árbol de té Qingmao”.

Las hojas verdes, a través de una técnica milenaria, se dejan fermentar durante años hasta que toman un color pardo rojizo. Por este motivo, al preparar el té rojo se recomienda utilizar agua hirviendo a diferencia de otros tés, como el verde, que tienen escasa fermentación.

De un sabor particular, distinto de los tés tradicionales, el té rojo contiene muy baja proporción de teína, sustancia excitante que produce insomnio. Además, no causa problemas estomacales o digestivos, ya que el proceso de fermentación a que es sometido disminuye la cantidad de ácidos tánicos –portadores de la teína- en su composición.

En el caso de que su sabor resultara algo “fuerte” o amargo, en lugar de endulzarlo con azúcar blanca, es mejor hacerlo con cualquier producto natural o integral, como miel, stevia o azúcar integral, que se complementa con el té rojo pu-erh.

No existen contraindicaciones para poder beberlo, excepto para las personas con presión baja, ya que tiene un efecto hipotensor.
Sus efectos terapéuticos han sido científicamente probados. Si bien se lo consume especialmente por su propiedad para quemar grasas y combatir el sobrepeso, tiene otros efectos muy valiosos:

  • Excelente desintoxicante y regulador de desequilibrios orgánicos. Estimula la digestión de comidas ricas en grasa.
  • Disminuye los niveles de grasa en la sangre.
  • Previene y baja el colesterol negativo.
  • Beneficia el metabolismo hepático.
  • Estimula la secreción de las glándulas digestivas.
  • Previene infecciones.
  • Desintoxica y depura.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Estabiliza el ritmo cardíaco, tiene acción relajante y actúa como hipotensor.
  • Ayuda a prevenir infecciones intestinales como la diarrea.
  • Combate el mal humor y ligeras depresiones.
  • Reduce los niveles de triglicéridos y ácido úrico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.