El Yoga Nidra: despiertos y dormidos

El yoga nidra, métodoYoga Nidra significa “sueño psíquico”. Es un método sistemático para lograr un estado de sueño con plena lucidez, en donde la persona se encuentra en el límite entre estar dormido y estar despierto: la conciencia fluctúa entre el nivel de la vigilia y el sueño, sin llegar a pertenecer a ninguno. Es una forma de percepción interior y contacto directo con la subconciencia y la Conciencia Superior. El Yoga Nidra es la puerta de entrada hacia el Samadhi; la experiencia cumbre de la meditación.  

El Yoga nidra es una técnica yóguica mediante la cual nos relajamos profundamente de manera conciente. El estado de relajación se alcanza cuando la consciencia se separa de la experiencia exterior (órganos sensoriales) y del sueño, entonces la mente se aquieta y se vuelve muy poderosa. En este estado podemos mejorar el esquema corporal, la capacidad de concentración, desarrollar la memoria, aumentar el conocimiento, la creatividad, descubrir nuestro potencial interior, reestructurar la mente, etc. Está técnica no exige la condición de la concentración.

Como es muy difícil mantenerse en este estado “intermedio”, habrán momentos en los que la consciencia se dirigirá hacia el exterior a través de los sentidos y nos despertaremos, y otros en los que se deslizará hacia el sueño y nos dormiremos. Con la práctica, la consciencia tiende a estabilizarse en el nivel de Nidra (la frontera entre las ondas alfa y theta) a nivel del “sueño consciente”. En este estado la mente está muy receptiva, la consciencia está operando en un espacio donde puede contactar con las dimensiones subconsciente e inconsciente, permitiendo manifestarse el potencial que permanece en estos niveles profundos de la mente.

Su práctica debe estar orientada hacia el crecimiento y la evolución personal y espiritual: en este nivel de conciencia podemos reestructurar nuestra personalidad por completo, purificar nuestra mente, destrabar bloqueos mentales, hacer aflorar la creatividad y llevar nuestras capacidades innatas por el cauce adecuado. También se potencia la intuición y el conocimiento profundo, así como la receptividad y una mayor capacidad de aprendizaje. En una última etapa es posible conseguir que la consciencia pueda romper su identificación con la mente y el cuerpo físico, para alcanzar la experiencia del Ser.

El Yoga Nidra debería practicarse a la misma hora todos los días. Los mejores momentos son por la mañana temprano, porque la mente está fresca y receptiva o antes de acostarse para inducir un sueño profundo y reparador. Es conveniente practicarlo con el estómago vacío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.