Halasana: la postura del arado

Halasana, postura del aradoUna postura con leve dificultad, pero cuyo efecto es extraordinariamente saludable para toda la columna vertebral, juntamente con la médula y los numerosos centros nerviosos que están en ella. Fuerte estímulo de la circulación sanguínea del cerebro. Incremente la actividad psíquica global y la agilidad física.

Halasana, ejecución:

Extendido sobre la espalda en el suelo, con los brazos a lo largo del cuerpo, las palmas de las manos hacia abajo. Inspire. Eleve ahora las piernas lentamente y sin doblarlas, hacia arriba. Cuando estén formando ángulo recto con el cuerpo, al tiempo que apoya las manos con fuerza en el suelo. Siga doblando el cuerpo hacia atrás hasta que la punta de los pies toque el suelo por encima, es decir, más allá de la cabeza. Permanezca en esta posición de 5 a 15 segundos respirando tranquila y regularmente. A continuación doble el tronco un poco más, de modo que los pies lleguen un poco más lejos, manteniendo siempre las piernas rectas. Permanezca así otro 5 ó 10 segundos. Entonces, si le es posible, procure alejar todavía más los pies de la cabeza, de modo que el cuerpo se apoye ahora sobre las vértebras cervicales. Conserve esta posición el tiempo que le sea posible, sin hacer un esfuerzo excesivo. Después, para deshacer la postura, desenróllese suavemente hasta volver a la posición inicial. Relájese.

La duración total del ejercicio deberá ser de uno a cuatro minutos, evitando en absoluto el rebasar este tiempo. Se ejecuta una sola vez.

Beneficios de la postura Halasana:

· El Arado es una postura que proporciona fuerza y flexibilidad a todas las zonas de la espalda y el cuello. Así se mantiene la columna vertebral flexible, y se rejuvenece el cuerpo.
· Favorece el funcionamiento del cerebro, originando una aumento de la circulación en la garganta, el cuello y la cabeza.
· Calma la mente, ayuda con los problemas de insomnio y produce una sensación de relajación.
· Regula el sistema simpático.
· Revitaliza músculos dorsales.
· Previene la escoliosis.
· Estimula los órganos abdominales y alivia el estreñimiento.
· Estimula las glándulas tiroides y paratiroides.
· Estira los hombros y toda la columna vertebral.
· Alivia los síntomas de la menopausia.
· Disminuye la ansiedad y el cansancio.
· Resulta de valor terapéutico en los casos de dolor de espalda, dolor de cabeza, infertilidad, insomnio y sinusitis.

Contraindicaciones y precauciones de la postura Halasana:

· Diarrea.
· Menstruación.
· Lesiones cervicales.
· Si se sufre de asma o de tensión alta es aconsejable practicar esta postura apoyando los pies en una silla o algún otro soporte.
· En caso de embarazo se puede practicar hasta bien avanzado el embarazo siempre que la persona esté familiarizada con la postura. Si no la ha practicado antes, no comience a practicar esta postura estando embarazada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.