La autoindagación es una verdadera disciplina espiritual

Siéntase tranquilo por un momento e indague dentro de sí mismos qué es lo que permanece y qué es lo que desaparece. Sólo les interesa conocer las noticias, los destinos y fortunas cambiantes de los hombres y sucesos en todos los países del mundo; pero no tienen anhelo de conocer las condiciones y conflictos de su propio mundo interno que tienen como fondo permanente al incambiante Alma, que es su esencia más íntima. Conozcan esto y todo se volverá conocido; actuando según esto ningún otro acto será necesario; ¡posean esto y poseerán todas las cosas!

Ese Alma es el Atma universal; este “yo” es el “yo” universal. Consideren la magnitud de la bienaventuranza que los llenará cuando reconozcan que son todo esto, que todo eso es ustedes. El gozo que experimentan a través de los sentidos es una diminuta fracción de esa bienaventuranza.

Los valores humanos: Verdad, Rectitud, Paz, Amor y No violencia, son principios sin forma que están grabados en sus corazones, y han de ser manifestados a través de la autoindagación. La verdadera disciplina spiritual consiste en reconocer y en manifestar los valores humanos que están presentes en nuestro corazón.

Llevamos vidas artificiales y mecánicas adquiriendo conocimientos. Eso no es una vida verdadera. Ante todo y primordialmente han de tener fe. Pueden conocer su verdadera forma únicamente cuando tienen fe. De la fe viene la paz. La Verdad emerge de la paz. Esta Verdad es Dios.

Dios no tiene una forma separada. Dios se manifiesta desde la Verdad dentro de ustedes. No pierdan su tiempo en ejercicios innecesarios. La pérdida de tiempo es pérdida de vida.

En primer lugar, deben entender que la Verdad es su meta. No encontrarán obstáculo alguno estando la Verdad de su lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.