Las Propiedades del Vino

La noble bebida extraída de la vid nos remite a lo más terrenal y místico de la humanidad: la creación artesanal de una bebida noble y divina, adoptada por Baco, Dionisio y por el mismo Jesucristo…

El vino no es sólo un fluido espirituoso y mítico, es también un gran aliado para la salud y el cuerpo físico:

* Es un alimento: El vino que tiene un valor nutritivo es en efecto una sustancia alimentaría que aporta al organismo unos elementos perfectamente asimilables.

* Es un tónico: La tonicidad del vino tiene su origen principalmente en los taninos. Mientras más rico en taninos más tónico será el vino. Esta tonicidad se manifiesta no solamente niveles físicos, sino también psíquicos. El vino es, entonces, un medio natural de recuperación si es tomado después de un esfuerzo físico.
El vino tinto, sobre todo si es viejo, es particularmente indicado en períodos de convalecencia, o en el transcurso de enfermedades infecciosas.

* Es un equilibrante nervioso: tiene propiedades euforizantes particularmente beneficiosas para la depresión.

* Es un digestivo: El vino de buena calidad absorbido en dosis razonables en el curso de las comidas facilita el mecanismo de la digestión. El vino es muy rico en vitamina B2. Esta vitamina permite eliminar las toxinas y la regeneración del hígado. Participan de una manera activa en el metabolismo de las proteínas y de los glúcidos. Además, estimula la segregación de los jugos gástricos, facilita el proceso digestivo y previene la constipación.

* Es diurético: particularmente el vino blanco, que actúa como benéfico sobre los riñones, asegurando así una mejor eliminación de toxinas.

* Es un remineralizante: El vino contiene una fuerte concentración de sales minerales que son del todo perfectamente asimilables. Entre ella, se deben citar sobre todo el calcio, potasio, magnesio, silicio y también zinc, flúor, cobre, manganeso, cromo y el anión mineral sulfúrico.

* Es un bactericida: La acción bactericida del vino ha estado presente desde al antigüedad. Se manifiesta después, sobre todo, de epidemias. Investigadores recientes descubrieron que el vino tinto podía atacar ciertos virus, entre ellos los de la poliomielitis y del herpes.
Las propiedades antisépticas del vino son más elevadas cuando el vino es viejo.

*Es antialérgico: El vino se opone a todo exceso de formación de histaminas, que es el elemento responsable de los fenómenos alérgicos. Por otra parte, la riqueza de manganeso y de vitamina B hace del vino un buen antialérgico.

* Actúa en el sistema cardiovascular: Es allí donde el vino parece actuar con el máximo de eficacia. Se ha demostrado que ciertos constituyentes del vino podían prevenir el infarto de miocardio.

Conectémonos con los dioses… una copa cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.