Los chakras “parte 1”

Los ChakrasCada chakra tiene además una vibración y un color característico con el cual es visualizado. Vamos a hacer una breve mención de cada uno de ellos y sus características:

Muladhara (en sánscrito, sostén)
Muladhara, el primer centro de energía, está situado en la base de la columna debajo del hueso sacro, en el perineo, entre el ano y los genitales. Es el chakra del instinto, la supervivencia, y la seguridad. Rige la parte física y la voluntad.
Uno de sus aspectos más importantes es la inocencia, que es la cualidad que permite experimentar el gozo puro, sin las limitaciones de los prejuicios y los condicionamientos. La inocencia da dignidad, equilibrio y un fuerte sentido de lo correcto; es la sabiduría intuitiva que está siempre presente en los niños, pero poco a poco se pierde con el crecimiento. Esta cualidad existe en todas las personas, y sólo está esperando despertar para manifestarse en toda su belleza y pureza.
Su elemento es la tierra.

Swadhisthana (en sánscrito, el lugar de estar)
El segundo chakra, es el de la creatividad, el conocimiento y la atención. Es el que nos conecta con la fuente interna de inspiración y nos permite apreciar la belleza del mundo. Este chakra, al igual que el muladhara, se asocia con el instinto de supervivencia.
El conocimiento puro que este chakra nos otorga no es mental, sino que es una percepción directa y absoluta de la realidad. En este centro se encuentra la capacidad de concentración y de atención. En el plano físico, regula el hígado, los riñones, la parte baja del abdomen y los órganos sexuales.
Se relaciona también con la capacidad de dar y recibir amor y placer en una relación de pareja.
Su elemento es el agua.

Manipura (en sánscrito, joya)
El tercer chakra está relacionado con la generosidad, la satisfacción y felicidad.
Proporciona rectitud y moralidad, equilibrando a las diferentes facetas de nuestra vida.
Está asociado con la fuerza de voluntad y la actitud que se tenga respecto a la propia salud física. Se relaciona también con la digestión y los sentimientos viscerales.
También se lo conoce como centro de curación y está relacionado con la sanación espiritual.
Su elemento es el fuego.

Anahata (en sánscrito, no herido)
El cuarto chakra, el del corazón, es el lugar donde reside nuestro verdadero ser.
Desde el corazón se manifiesta el amor, la compasión, la devoción, el equilibrio y el bienestar. Este chakra nos proporciona también el sentido de la responsabilidad, la seguridad y la confianza en uno mismo. Aquí todos nuestros miedos e inseguridades se disipan.
Cuando abrimos este chakra, el ego deja de existir, porque es el centro del amor, a través de él fluye la energía de la conexión con toda forma de vida. Cuanto más abierto está este centro, mayor es nuestra capacidad de armar un círculo de vida cada vez más amplio. Cuando este chakra se halla en total funcionamiento, nos amamos a nosotros mismos, a todos nuestros semejantes y a todas las criaturas de la tierra.
Su elemento es el aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.