Los cuatro caminos del Yoga

Caminos del yogaMuchas veces habrán oído afirmar que el Yoga es para todos, que no se necesita “adaptarse” al yoga sino que el yoga se adapta a uno mismo: a nuestras limitaciones y a nuestras posibilidades, a nuestro temperamento y personalidad, a lo que necesitamos encontrar y a reafirmarnos en lo que vamos logrando. Esto es por un motivo: el Yoga posee cuatro caminos o ramas fundamentales que se ajustan a cuatro tipos de temperamentos.

Estos cuatro caminos son:

1) Raja Yoga: Este tipo de Yoga es para las personalidades de tendencia investigativa, intelectual, inquisitiva y racional. Se lo conoce también como el “camino real”. Consiste en la reintegración del ser con lo Absoluto por medio del dominio de la mente, por medio de la concentración y de la meditación. Para ello se basa en un conjunto de técnicas cuya meta es suprimir las modificaciones del pensamiento, volviendo silenciosa la mente. Sólo por medio de calmar la superficie del lago se alcanza a ver el fondo. El Hatha Yoga es una de las formas que adopta el Raja Yoga por medio del dominio del cuerpo y la respiración para lograr esa meta.

2) Jñana Yoga: Indicado para personas que tienden a filosofar, a utilizar su poder mental intuitivo. Es el camino del conocimiento. La negación sistemática o la desidentificación de la consciencia con las diferentes manifestaciones de la energía. Ser consciente de Maya o ilusión del mundo, para llegar de lo falso a lo real. Cuando todo es negado lo que queda es el Ser, cuando el Ser es negado, lo que queda sigue siendo el Ser. Se basa también en el estudio de las escrituras Sagradas o Vedas por medio de la intuición o conocimiento directo.

3) Karma Yoga: Es el Yoga para las personalidades de acción o activas, el Yoga de la acción desinteresada. Acción sin recompensa. El practicante se esfuerza por dejar el ego de lado, alcanzando la purificación. El Karma Yogui ve en todo y en todos a lo Absoluto.

4) Bhakti Yoga: es el Yoga de la devoción, apto para personalidades con tendencias devocionales y emocionales, donde la intelectualidad juega un papel secundario. El practicante pone toda su energía en la imagen de lo Absoluto, transformando y purificando sus emociones en un flujo de amor puro hacia Eso. Es la sublimación de todas las emociones. Las grandes religiones son formas de Bhakti Yoga.

Se trata de encontrar la práctica de yoga que más se adapte a tu ser, sin olvidarte de que estos caminos no se excluyen entre sí. Conforme nos manifestamos y evolucionamos, podemos encontrar en una rama determinada lo que nuestro espíritu está necesitando. El camino del yoga es uno, y sea cual sea la rama que eliges, lo más importante es transitarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.