Mudras: canalizar energía

La palabra mudra significa “sello que produce gozo”. Los mudras son gestos rituales de manos que se emplean para concentrar y canalizar la energía. Actúan por sí mismos, libres de la intención de quien los ejecuta. No hace falta concentrarse o pensar en algo determinado, simplemente hay que realizar el gesto correspondiente con las manos.

Originarios de India, se dice que existen 108 posturas de manos. Se utilizan en las meditaciones y sirven para canalizar la energía generada con la postura o asana y dirigirla a los centros energéticos del cuerpo para despertar la energía espiritual o mejorar dolencias físicas.

Un mudra comúnmente utilizado en occidente es el de la posición de plegaria o rezo. Se caracteriza porque al unir ambas palmas se activan todos los canales energéticos yin, y esto produce un efecto tranquilizador que induce a la meditación. Es por esta razón que ninguna persona con las manos en posición de plegaria puede ser agresiva o iracunda.

Los más conocidos mudras utilizados en las prácticas yóguicas de occidente son:

  1. Mudra de la copa: Ubicar las manos de manera que la palma izquierda quede sobre la derecha con los nudillos hacia abajo y los dedos pulgares extendidos y tocándose en los extremos.
  2. Mudra del conocimiento: Unir dedo índice y pulgar formando un círculo. Los demás dedos quedan extendidos.
  3. Mudra de la iluminación de Buda: las yemas de los dedos pulgar, índice, medio y anular de cada mano se unen formando dos círculos cuyas segundas falanges se apoyan entre sí y los dedos meñiques de ambas manos quedan extendidos y unidos manteniendo la posición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.