Paschimotanasana: la postura de la pinza

Postura de la pinza, PaschimotanasanaUna de las posturas básicas y más conocidas del yoga: la postura de la pinza, conocida con el nombre sánscrito de Paschimotanasana.

Para realizarla, siéntate derecho con las piernas extendidas, los pies juntos y las palmas de manos apoyadas en el piso a los lados del cuerpo.

Inspirando profundamente, levanta los brazos mientras contienes el aire y estira ligeramente la parte superior del cuerpo; contrayendo levemente el abdomen y comienza a exhalar lentamente mientras flexionas el tronco hacia adelante, tratando de mantener la espalda lo más derecha posible.

Baja la cabeza entre los brazos y toca las rodillas con la rente. Tómate los pies con las manos, o en caso de n o llegar, puedes tomarte de los tobillos o pantorrillas. Mantén las piernas derechas, sin doblarlas.

Mantén la postura por unos segundos y luego afloja la presión de las manos en los pies y vuelve lentamente a la posición inicial. Repite una vez más, siempre acompañando la postura de la respiración yóguica, inhalando al subir la columna y exhalando al bajarla.

Beneficios de la postura Paschimotanasana

1. Alivia el estreñimiento, la indigestión y el lumbago.
2. Flexibiliza la columna vertebral.
3. Alivia la tensión en los músculos de la espalda.
4. Reduce la grasa abdominal.
5. Masajea la región pelviana beneficiando a los riñones y ovarios.
6. Vigoriza los músculos de las piernas y los nervios ciáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.