Vinoterapia: con el poder de las uvas

Alguien muy moderno podría presumir de hacer novedosísimas terapias de relajación y belleza. Sin embargo, la sabiduría ancestral jamás se equivoca: sólo volvemos a las fuentes, observamos lo que los antiguos nos han dejado de legado y lo implementamos en nuestra propia vida…
Esto sucede con muchas terapias alternativas que cada vez (en buena hora) tienen más auge en las sociedades occidentales.

Un buen ejemplo es la vinoterapia, nombre que reúne a una serie de tratamientos que utilizan distintos tipos de uvas, jugos de uvas antes de fermentar, residuos en la producción del vino, vinos y aceites derivados de la uva con fines terapéuticos y de belleza. El vino se ha usado por largo tiempo para curaciones y se dice que en tiempos del rey Louis XIV (el creador del palacio de Versalles) las mujeres lo usaban en mascarillas para enriquecer su piel.

La vinoterapia se utiliza a través de diferentes tratamientos en los Spas como baños termales, envolturas de sudación, masajes corporales, exfoliaciones, peeling para la cara y otros.

* Vinoterapia y peeling corporales: Estos son exfoliaciones realizadas con semillas de uvas y aceite de semilla de uva con otros ingredientes.

* Envoltura de sudación: se cubre el cuerpo con extracto de uva roja, aceite de semilla de uva y arcilla

* Baños termales: pasa por una bañera de hidromasaje con productos de vino tinto. 

Si deseas realizar en tu hogar este tratamiento, que humecta y elimina toxinas cutáneas, además de relajarte y llenarte de energía renovada, preparas tu baño de inmersión como lo haces habitualmente y le añades 4 tazas de vino tinto y 1 taza de miel.

Una buena música de fondo, un buen aroma de sahumerio u horno con esencias naturales, y a recuperar el equilibrio y la armonía de la que nunca nos deberíamos alejar… Un buen momento para la meditación o la relajación, un hábito que deberíamos incorporar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.