¿Yoga para adelgazar?

Adelgazar con yogaMuchas veces se considera erróneamente al yoga como un ejercicio más. Esto implica ignorar que esta práctica es un todo integrado de posturas, respiración, trabajo sobre las glándulas y, muy especialmente, una práctica que actúa sobre el estrés, el equilibrio espiritual, las frustraciones y la ansiedad.

Como moderador de las emociones y puesta en eje de un organismo, el yoga es muy útil a todos aquellos que quieran adelgazar verdaderamente, esto es: sin milagros, sin dietas mágicas, a pasos lentos pero firmes.

Con el yoga se logra adelgazar sin transpiración ni régimen. Es claro que la moderación en la alimentación es recomendable, pero no la neurosis torturante de las dietas. El yoga adelgaza por actuar sobre las glándulas y regular el sistema endócrino. Por ejemplo, varios ejercicios con fama de adelgazantes eficientes se ejecutan sin esfuerzo y casi todos comprimen o distienden las tiroides. Es sabido que la estimulación de esa glándula tiende a producir adelgazamiento.

Otro recurso del Yoga es aumentar la absorción de comburente (oxígeno) a través de determinados respiratorios, lo que, se cree, induce al aumento de la quema de grasas del organismo.

Hay también ejercicios de fortalecimiento de la musculatura y de contracción del abdomen que producen un resultado estético que supera las expectativas: además de adelgazar, el yoga estiliza, fortalece el cuerpo, lo tonifica.

Además de los ejercicios, existen consejos relativos a la alimentación, pues no se puede ignorar que ciertos alimentos engordan más que otros. Pero eso nada tiene que ver con régimen o dieta.

Finalmente, el Yoga cuenta con un triunfo poderoso: proporciona equilibrio emocional, que frecuentemente falta en las personas que no consiguen adelgazar, o que torna infructífera cualquier otra tentativa, sea de ejercicios, sea de restricción alimentaria, y puede incluso generar una neurosis.

En fin, estos son los secretos del yoga para conseguir tan buenos resultados de adelgazamiento en un tiempo razonablemente corto. Pero el secreto mayor lo descubrirás cuando practiques…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.