Meditación, un ejercicio simple

Hoy te vamos a ofrecer un poco de, Meditación un ejercicio simple, para entender que somos mucho más de lo que creemos ser. Prueba a cerrar tus ojos unos instantes… luego ábrelos.

Silueta de mujer con atardecer en el mar

Catálogo de Asientos y Cojines para meditación al mejor precio:

Berk YO-006 - Taburete para meditar (Madera)
  • ergonómico permanecer manijas frías , apta para horno hasta 180 ° / 356F
  • Las dimensiones aproximadas (L x W x H ): aprox. 40 x 33 x 17 cm
  • Las patas del taburete se puede quitar para facilitar su transporte a la lección de meditación 1
  • Las patas del taburete se pueden separar para llevarlo a clases de meditación sencilla 1
  • Las patas son en un ángulo a la parte trasera , lo que significa que puede sentarse cómodamente durante mucho tiempo 1

¿Qué has visto?

Colores, nada, luces brillantes, oscuridad.

¿Quién es el que estaba mirando, aun cuando de forma aparente no estabas viendo nada?

Es la conciencia. Tus ojos estaban cerrados, sin embargo, ¿Quién se dio cuenta de que había luces u oscuridad, ? ¿O que, simplemente, estabas ahí?. La conciencia.

Meditación de niños en clase

No somos este cuerpo. Ese es el mensaje que tienes que comprender. Nosotros somos poseedores de un cuerpo.

Utilizamos un cuerpo para movernos en este plano tridimensional, y bendito templo es que nos permite, con una nobleza inigualable, hacer abuso y uso de él en nuestro paso por estas experiencias en la Tierra.

Pero caer en la mera identificación del cuerpo es negar toda comprensión de la que somos capaces.

¿De quién depende el cuerpo? ¿Quién mueve el cuerpo? ¿Quién está ahí cuando el cuerpo está inmóvil o inactivo? ¿Qué queda cuando el cuerpo ya no funciona?

Ahora vamos a hacer lo mismo, pero tratando de detener tu mente. Primero te vamos a explicar cómo se detiene la mente, mientras hacemos el ejercicio.

Manos en posición para meditar

En el momento en que te diste cuenta de que había oscuridad, o lo que hubiera allí, no tenias pensamientos.

Para tener la mente funcionando, necesitas un objeto, necesitas un pensamiento. Un objeto limitado por el espacio, como una persona o cualquier cosa física. O una idea, que se convertiría en otro objeto de tiempo limitado en el espacio.

Entonces, cuando estabas viendo eso que veías, lo estabas únicamente percibiendo, no pensando.

Cuando cierres tus ojos nuevamente, fija la atención en lo que es, préstale atención a esa oscuridad, a esas luces o a lo que veas. Si focalizas en serio y esperas, como el gato cuando está acechando a un ratón, con mucha atención… vas a diferenciar con claridad…

Meditación en la oscuridad

Cierra tus ojos… Luego, ábrelos…

¿Qué ha pasado? ¿Vino algún pensamiento o estabas demasiado ocupado focalizando?

Si estabas haciéndolo bien, no deberías tener pensamientos. Y si te vino alguno, entonces deberás practicarlo de nuevo.

Esto nos lleva a comprender que si estamos en el aquí y ahora, en lo que se está haciendo, o en el centro de control de la mente, no puede haber pensamientos al mismo tiempo.

Es muy simple, todo el mundo lo puede practicar y lo puede hacer.

Esta práctica nos llevaría al silencio interior, y éste nos lleva a la conciencia de lo que verdaderamente somos, y la conciencia de eso lleva a la felicidad, a la bienaventuranza, a la dicha.

Meditación Silencio interior

La idea entonces, es: silencio interior, conciencia, dicha… dicha, conciencia, silencio interior…

Esa práctica es buena para los que son hiperkinéticos y no pueden estar de forma calmada con facilidad.

Rápidamente hay una respuesta de dicha en el cuerpo.

En momentos en los que falta la paz y el malestar se hace patente, con el malestar que la acompaña, es cuando se hace más necesario atreverse a practicar esa interrupción del fluir de los pensamientos y vislumbrar, cada vez con mayor claridad, lo que siempre ha existido.  dentro de nosotros mismos.

Este ejercicio también funciona para personas que tienen tristeza recurrente, a veces sin motivo aparente o a veces con una idea clara de la situación que les causa sufrimiento, funciona para ambos casos.

Piedras en equilibrio

Cada vez que llega ese flujo infinito de tristeza y dolor, de emociones no expuestas y no resueltas, debemos mantener la calma y practicar el silencio interno, al que llegarás únicamente enfocando tu mente.

Rápidamente, tendrás una respuesta feliz en tu cuerpo. Incluso cuando estés en un estado calmado, trata de observar tu mente. Intenta ver que es lo que hace, donde quiere ir, cómo intenta entrar para contactarte.

Se siempre el testigo de tu mente, el observador de la experiencia.

Catálogo de Libros de Meditación al mejor precio:

 

Sigue leyendo más sobre Meditación:

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario